martes, 27 de abril de 2010

Oxitocíname. Mézclate conmigo, que bajo mi rama tendrás abrigo...


Gentes de la OMS (esa Gran Organización Mundial de la Salud que aún se debe de estar planteando la posibilidad de seguir asustándonos (Bu!) con pandemias Apocalípticas como lo será, pronostico, mi tocaya la ISA), la Organización PanAmericana de la Salud (hija de mamá OMS), gentes del Programa de las Naciones Unidas para el "DESarrollo" (sí, parte de la ONU gran salvadora y cortina de humo a la vez), entre otros y de alguna que otra Universidad, bajo fondos sin conflictos -APARENTES- de intereses (como recalca el artículo), entre los que se encuentran dineros de los ultra-altruistas Bill y Melinda Gates, se dedicaron a realizar un estudio curioso.

Si le echan un vistazo verán cómo gracias a la intervención de estos estudiosos se consigue mejorar la práctica clínica ginecológica en ciertos hospitales de Argentina y Uruguay (Claro, son de esos países que necesitan ese tipo de enseñanzas // qué rebuenos son Bill y Melinda, aplican el quién debe a quién maravillosamente). Al parecer fueron expandiendo Medicina Basada en Pruebas (sí, pruebas) para conseguir disminuir las hemorragias postparto. Fueron profetas de dos prácticas: el uso de oxitocina profiláctica como buena y las episotomías como malas.

Intentando no extenderme en exceso, cada uno sacará sus conclusiones. Muchas, muchas son...pero quería destacar esta vez mi asombro ante tal cantidad de fondos disponibles y tan poco interés en el estudio de las consecuencias (a largo y a corto plazo) de una práctica multitudinariamente extendida (también en nuestra sociedad, claro, somos avanzados!) como lo es el uso de la oxitocina.

Y es que ya no se trata de un simple medicalizar el parto o no medicalizarlo, parir en casa como las holandesas o en el hospital, rodeada de tubos y cachibaches. No se trata "sólo" de patologizar algo totalmente fisiológico a costa de sobremedicar (quizás el parto aparezca en el DSM-V...). Se trata de saber (y explicar correctamente a quien lo va a tener en sangre...) qué utilizamos, para qué lo necesitamos y cuáles son los riesgos. Lo que viene siendo un intento de hacer uso de este y otros fármacos de manera coherente....

Lo que no tiene sentido es que no nos sea fácil encontrar estadísticas del uso de oxitocina actual pero que, al preguntar en el entorno, se rumoreen chismes como que "si hay partido hay más cesáreas y más oxitocina". Las estadísticas que hemos encontrado en la web de la ya citada OMS dicen que (copio y pego):
  • 1 de cada 5 partos en Gran Bretaña fue Inducido (2004-2005)
  • En 2005 hubo un aumento del 18% de Indución al parto en el Hospital Assiut de Egipto (62,9% de los casos se usó oxitocina)
Tampoco tiene sentido que no se recuerde que el uso de la epidural cuasi-nos-obliga a aplicar oxitocina....y la epidural es más que habitual y quizás no entraría en estos números (además de que el empleo de oxitocina induce empleo de epidural....el pez que se muerde la cola, vaya).

O que la inducción con oxitocina aumenta la probabilidad de ruptura uterina.


O que la oxitocina se asocia a menores niveles de GSH en recién nacidos y, ya desde los años 70 se viene diciendo, a más probabilidad de ictericia neonatal.

O que ya existan estudios varios que escriban anorexia nerviosa, autismo y oxitocina en el mismo párrafo...
...entre otros.
Llaman a la oxitocina (y a mí me suena muy cursi, pero pinta a realidad) "la hormona del amor".

Una vez más, ¿no se está llevando a cabo un uso indiscriminado de un fármaco cuando podría ser prescindible en un gran porcentaje de ocasiones y cuando no sabemos exactamente cómo actúa?
Quizás deberíamos aceptar que el parto tiene una duración variable. Tal vez deberíamos apagar esos focos y ahogar esos ruidos para conseguir que la oxitocina natural fluya...dejando al neocórtex a su santo aire.

No lo sé. A este ritmo probablemente nunca lo sepamos. Pero, oigan, sabemos que cuando les das oxitocina a médicos que no la tienen, la usan.
Qué descubrimiento.


Como guinda del pastel, decir que otro estudio, esta vez de la mano de la Universidad Federal de Bahía, en Salvador de Bahía (OMS mediante también para sacar la cartera) nos deja con esta maravillosa afirmación como conclusión a la que llegaron: "Sólo el 13,3% de los médicos creen que beneficia a la parturienta el uso de oxitocina en el parto". {Abajo del todo coloco tabla y extracto de este estudio}.
Sin embargo se usa...y ¿quién la administra? anda! los propios médicos!

A lo mejor Novartis et al. saben a ciencia cierta, bajo cuerda, que no hay tales efectos adversos y por eso permiten una distribución masiva.
Qué buenecicos son.

En fin, serafin. Todo sigue sin cuadrar a mis ojos.
Luchemos por que cuadre, en algún momento.



2 comentarios:

  1. Interesantérrimo. No sólo por el aporte de datos en sí, sino por las implicaciones sociales del tema, y no ya respecto a las interesadas, que son las importantes; también es un tema harto divertido para sacar entre médicos y diseccionar qué brota más allá de los (habitualmente desconocidos) datos.

    una de esas inesperadas llaves de la praxis médica para hacer autoanálisis de cómo prejuzgamos...

    ResponderEliminar